ARTÍCULOS EL CONTROL DE DEPREDADORES Y LA CONSERVACIÓN DEL LINCE IBÉRICO

 

 


El control de depredadores y la conservación del lince ibérico


El control de depredadores es una herramienta utilizada por quién gestiona las fincas de caza que puede tener impactos negativos considerables para las especies amenazadas como el lince ibérico. En la actualidad, ya estan dosponibles alternativas que se basan en el control de la depredación en lugar de controlar dos depredadores.

 

Francisco Díaz-Ruiz (Biólogo)

 

 

Visión histórica

Desde tiempos prehistóricos el hombre ha sido un competidor directo con aquellos animales que por sus características ecológicas han compartido recursos. En el caso de los depredadores, la competencia por las especies de caza y más tarde por el ganado, ha llevado al hombre a ejercer una persecución directa sobre éstos, que ha sido continua hasta tiempos históricos relativamente recientes. En la Península Ibérica, esta persecución fue especialmente intensa durante mediados del siglo XX, creándose tanto en España como en Portugal juntas especializadas en acometer esta labor (las conocidas Juntas de Extinción de Alimañas), que subvencionadas por los poderes públicos tenían como finalidad el exterminio de aquellas especies animales que se consideraban perjudiciales para los intereses humanos.

 

 

Figura 1 - Cepos utilizados en el pasado para el control de depredadores

 

El desarrollo de esta actividad de forma indiscriminada ha sido reconocida como una de las causas de desaparición de ciertas especies de depredadores en amplias zonas de España durante la segunda mitad del siglo XX, siendo un claro ejemplo el lince ibérico (Lynx pardinus), del que se llegaron a capturar 153 individuos entre los años 1954-1962. Sin embargo el control de depredadores ha pasado de ser una actividad subvencionada por los poderes públicos a una actividad restringida legalmente.

 

 

El control de depredadores en la actualidad

Tanto en España como en Portugal, el control de depredadores es considerado por muchos cazadores y gestores de cotos de caza menor como una herramienta de gestión esencial, siendo su uso común y muy extendido. Esta actividad está regulada legalmente, permitiéndose el control de algunas especies oportunistas consideradas como abundantes, principalmente el zorro (Vulpes vulpes), el meloncillo (Herpestes ichneumon) (solo en Portugal) o la urraca (Pica pica), permitiéndose también la captura de perros y gatos asilvestrados. Los sistemas de control empleados en la actualidad se basan en la eliminación de los depredadores por métodos variados, desde la caza con arma de fuego, hasta la captura en vivo mediante diferentes sistemas y posterior sacrificio. En este último caso (captura en vivo) únicamente se permite el uso de métodos selectivos, que no dañen a los animales capturados y que permitan la liberación de especies no buscadas. Los métodos legales empleados son principalmente jaulas trampa y lazos con freno (Figura 2), quedando totalmente prohibidos el uso de métodos no selectivos como: cepos, lazos sin tope y cebos envenenados.

 

Figura 2 - Trampa de lazo con freno

 

Sin embargo, los métodos de control autorizados por la ley permiten también la captura de especies protegidas, de tal forma que la liberación de estos animales queda a expensas del personal que está desarrollando esta actividad. Recientes estudios desarrollados en la Península Ibérica han demostrado que algunos de los métodos actualmente permitidos no son selectivos. Es el caso de las jaulas trampas empleadas para la captura de zorros, en las que todos los trabajos coinciden en señalar la baja selectividad que este método presenta, capturándose más especies protegidas que zorros. Estos resultados ponen de manifiesto el peligro que su mal uso conlleva para muchas especies protegidas, ya que en algunos casos estas son eliminadas de forma activa (matándolas) o pasiva (dejándolas morir dentro de la trampa). Los trabajos que han evaluado los lazos con tope han mostrado que estos presentan una mayor selectividad que las jaulas trampa, sin embargo se siguen capturando especies protegidas. Además el uso de este método es sabido que puede inflingir daños sobre los animales capturados que pueden mermar su supervivencia. La mayoría de estos estudios se han realizado en zonas en las que no hay linces, por lo que no existen datos actuales sobre la captura de linces con estos métodos.

 

 

Efecto del control de depredadores sobre el lince

Aunque las principales amenazas de conservación descritas para el lince ibérico son en mayor medida la escasez de conejos, su presa básica y la destrucción, alteración y fragmentación de su hábitat, el monte mediterráneo, otras actividades humanas han contribuido al declive del lince de forma directa. Así, durante la década de los 80, el 49% de las 1.258 muertes no naturales registradas se produjeron en cepos y lazos, el 30% fue por la caza ilegal, y el 5% por accidentes de tráfico. Es evidente que el uso de métodos ilegales (cepos y lazos sin freno) junto a la caza ilegal, fueron las principales causas de mortalidad no natural de la especie (80 %) durante esta época. Estos datos ponen de manifiesto el peligro que un mal uso de los métodos actualmente permitidos (jaulas y lazos) pueden tener sobre el lince, ya que este es susceptible de ser capturado tanto en jaulas trampas como en lazos con o sin tope. Pero los datos obtenidos entre los años 2000 y 2003, muestran que 13 de las 18 muertes no naturales registradas fueron debidas a atropellos, 4 al trampeo ilegal y 1 por disparos, siendo probable que la importancia relativa de los atropellos sea ahora mucho mayor que décadas atrás, como deja de manifiesto los datos aportados por el Ministerio de Medio Ambiente de España para el periodo comprendido entre 1982-2004 (Figura 3).

 

Figura 3 - Causas conocidas de mortalidad del lince ibérico en la comarca de Doñana (España) entre 1982-2004 (Ministerio de Medio Ambiente-Parque Nacional de Doñana)

 

En cualquier caso, la delicada situación del lince ibérico hace que el control de depredadores con los métodos actualmente permitidos en zonas con presencia de la especie, sea totalmente desaconsejable, ya que ninguno de estos métodos presenta una selectividad que asegure la no captura de la especie, y como se ha mostrado en trabajos anteriores, el lince ibérico es susceptible de ser capturado por cualquiera de los métodos que se utilizan en el control de depredadores.

 

 

El lince como “controlador” de otros depredadores

Se ha comprobado que el lince ibérico es capaz de matar a otros carnívoros más pequeños como zorros, meloncillos, ginetas (Genetta genetta) y gatos asilvestrados, llegando incluso a matar algunos de mayor tamaño como el perro. Este comportamiento de depredación y exclusión de otros carnívoros de menor tamaño, implica una reducción de depredadores generalistas en aquellas zonas en las que el lince está presente. De esta forma el lince contribuye a mantener en baja densidad a estas especies. Además de reducir o mantener en baja abundancia a otros depredadores, la presencia del lince pude llegar a ser beneficiosa para las poblaciones de presas, en especial las de su presa básica, el conejo, al eliminar a otros comedores de conejos como por ejemplo el meloncillo. El resultado final es que, en zonas donde hay lince el conejo solo tiene que soportar la predación del lince, mientras que en las zonas donde no está presente este felino sufre la presión de depredación que los carnívoros de menor tamaño ejercen sobre el lagomorfo es mayor (Figura 4),

Figura 4 - Efecto de la presencia/ausencia del lince ibérico sobre la abundancia de los depredadores generalistas de menor tamaño y de las presas

 

 

Control de la depredación: mirando al futuro

A día de hoy se están desarrollando en España algunos trabajos en los que se evalúan nuevos métodos de captura importados de Norteamérica para el control de cánidos (Collarum y Belisle). Hasta ahora estos están mostrando ser muy selectivos para la captura de zorros, e incluso algunos perros asilvestrados. Pero independientemente a la utilización futura de estos métodos o no en la Península Ibérica, se comprende que el objetivo principal del control de depredadores es mejorar la situación de las poblaciones de presas. En este sentido, se está abogando más por un control de la depredación que por el control directo de depredadores, es decir, dificultar a los depredadores la captura de presas en vez de eliminar depredadores de forma directa. Sin embargo queda aún mucho camino por recorrer, siendo necesaria evaluaciones científico-técnicas de la efectividad de estas nuevas medidas de gestión de la predación. Estos trabajos permitirán mejorar los métodos facilitando su uso a cazadores y gestores de fincas cinegéticas. A continuación se enumeran algunos de estos nuevos métodos alternativos al control de depredadores cuya eficacia ya ha sido comprobada:

Mejoras de hábitat: hábitats mejor conservados implican un menor riesgo de depredación para las presas.

Fomento de la recuperación de grandes depredadores como el lince ibérico, el lobo o las grandes rapaces, que ejerzan como “controladores naturales” de otros depredadores generalistas de menor tamaño.

Disminución de fuentes de alimentación artificiales: impedir acceso a vertederos, basureros o muladares mediante el cierre adecuado de estos, así como evitar dejar en el campo restos de animales de cacerías.

Evitar en lo posible la suelta masiva de especies cinegéticas de granja, como por ejemplo la perdiz (Alectoris rufa), ya que son comida fácil para zorros.

Suplementación de alimento a las presas: puede contribuir a que las especies presa mejoren su condición física, siendo menos susceptibles a ser capturadas por los depredadores (Figura 5).

 

Figura 5 - Suplementación de alimento para especies presa - Cultivos para Fauna

 

 

Bibliografía

Duarte, J. & Vargas, J.M. (2001) Son selectivos los controles de predadores en los cotos de caza?. Galemys, 13: 1-9.

Guzmán, J.N., García, F.J., Garrote, G., Pérez de Ayala, R. & Iglesias, C. (2005) El lince ibérico Lynx pardinus en España y Portugal. Organismo Autónomo de Parques Nacionales. Ministerio de Medio Ambiente. Madrid.

Ferreras, P. (2008) Funciones de la depredación en los sistemas naturales. Tipos de depredadores. Relaciones depredador-presa. Interacciones entre depredadores. En: Especialista en control de depredadores. Ed: FEDENCA-Escuela Española de Caza. 2008.

Palomares, F., Gaona, P., Ferreras, P. & Delibes, M. (1995) Positive effects on game species of top predators by controlling smaller predator populations: An example with lynx, mongoose and rabbits. Conservation Biology, 9: 295-305.

Palomares, F. & Caro, T.M. (1999) Interespecific killing among mammalian carnivores. American Naturalist, 153: 492-508.

Rodríguez, A. & Delibes, M. (2003) Population fragmentation and extinction in the Iberian lynx. Biological Conservation, 109: 321-331

Rodríguez, A. &  Delibes, M. (2004) Patterns and causes of non-natural mortality in the Iberian lynx during a 40 year period of range contraction. Biological Conservation, 118: 151-161.